Censura en Italia

Es notorio que la sátira puede decir más que la contra-política o el Periodismo, que en la mayoría de los casos nunca llega a poder expresarse libremente y que cuando lo hace, se encuentra arrinconado por las hegemonías, de manera que la información llega a una minoría de la población. Se sabe que cada palabra, expresión, pensamiento, a pesar de que se niegue, están sujetas a dialécticas de poder, a relaciones entre lo hegemónico y lo subalterno. Y también se sabe que desde siempre, la risa descarada de las máscaras es la que denuncia y enseña los mecanismos de poder a los que cada comunicación está subjeta y es por eso que en la literatura y en el teatro los personajes locos, los que tienen la “risa de pulcinella”, han podido hablar siempre de todo, denunciar y desvelar los engaños. Sin embargo, en el país de pulcinella, el mío, hace tiempo que se intenta terminar con esa posibilidad, y lo que ocurre es que un Estado que posee una de las Democracias más democráticas de Europa, amanece un día en que se censura – y digo censura y no oscurecer, (hay que empezar a dar a las palabras el valor que tienen)- a la página web de una persona, Sabina Guzzanti, que a través de la risa, mezclada con el justo enfado, ha denunciado una situación que ya se viene haciendo insostenible desde hace mucho tiempo.

Si, es así, esto está pasando en un país democrático en que se ha organizado una manifestación para ejercer el derecho a
disentir y en el que alguien ha ejercido su democrático derecho a protestar y donde “democráticamente” se ha ejercido el derecho a la censura…Democracia, aquel que da derechos a todos y que incluso permite que ladrones gobiernen un País y decidan sobre el derecho de expresión.

Hoy Italia ha amanecido así, ciega delante de lo que pasa, siempre más triste, siempre más atrás, y con una página web scurecida porque alguien ha denunciado una paradoja que es tan evidente que hasta se ve con ridículo. Si nos quitan el derecho a la risa, a hablar, a reivindicar, a la denuncia hay que empezar a preocuparse y a gritar fuerte para que se abran los ojos.

Esperemos que el dia de mañana amanezca con la página web de Sabina Guzzanti en su sitio, y esperemos que de alguna manera ese escándalo que se llama censura, abra los ojos y nos enseñe a disentir otra vez, en contra de ese Medievo cultural, político y social.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s